TE PIENSO Y CAMBIA EL MUNDO

Amor, hay noches duras.
Y hoy, esta noche,
la presiento más dura que ninguna,
por eso te pienso.

Te pienso y cambia mi mundo.

Y te pienso ininterrumpidamente
durante las noches de insomnio,
en esas horas interminables
en que la mente va dando trompicones
saltando entre problemas,
naufragando de un ensueño al siguiente.

Te pienso y el mundo,
por un momento, se paraliza,
todo queda al margen,
contigo entre mis sueños
distraigo el desaliento
charlando unas veces,
caminando otras,
amándonos las más,
hablando de todas las cosas.

Espero el amanecer de mañana
por la inminencia del encuentro,
abandonando la negrura
que el despertar arrastre.
Ahora he de ceder al sueño,
caer en este vacío sin tiempo,
evitar que se desboque la razón
y atropelle al alma.

Y que te pienso y cambia el mundo…

Idoia Mielgo Merino

Leave a Reply