Daily Archives: 6 de junio de 2020

NO RECHACES LOS SUEÑOS POR SER SUEÑOS

No rechaces los sueños por ser sueños.
Todos los sueños pueden
ser realidad, si el sueño no se acaba.
La realidad es un sueño. Si soñamos
que la piedra es la piedra, eso es la piedra.
Lo que corre en los ríos no es un agua,
es un soñar, el agua, cristalino.
La realidad disfraza
su propio sueño, y dice:
”Yo soy el sol, los cielos, el amor.”
Pero nunca se va, nunca se pasa,
si fingimos creer que es más que un sueño.
Y vivimos soñándola. Soñar
es el modo que el alma
tiene para que nunca se le escape
lo que se escaparía si dejamos
de soñar que es verdad lo que no existe.
Sólo muere
un amor que ha dejado de soñarse
hecho materia y que se busca en tierra.

Pedro Salinas

EL PRÍNCIPE DE LAS MAREAS

Lo cierto es que ha pasado mucho tiempo desde que vi una película que me gustó muchísimo. Me persuadió el hecho de que la protagonista femenina fuera Barbra Streisand de la que soy una admiradora incondicional. El protagonista masculino también resultaba un buen gancho, Nick Nolte. Contó con siete nominaciones a los Oscar y otros premios. Barbra Streisand se colocó detrás y delante de las cámaras para rodar y protagonizar esta historia, un drama basado en el best-seller de Pat Conroy. Una obra arropada con una banda sonora inolvidable y una orquestación brillante.

Pero a pesar de todo lo dicho, me quedo con el descubrimiento del libro, EL PRÍNCIPE DE LAS MAREAS de Pat Conroy. Su literatura  rebosa pasión, sentimiento, un uso exuberante del lenguaje. Es una novela para sumergirse en ella, densa, envolvente. Es una historia de supervivencia, de cómo sobreviven las personas a sus propias familias y sin embargo al tiempo mantienen un vínculo afectivo.

Llegó a mis manos en formato  libro de bolsillo, con un total de 887 páginas que se terminaron demasiado pronto. Descubrí, con tristeza, puesto que la película me había gustado muchísimo, que realmente apenas cuenta un hecho puntual en relación a la historia que Pat Conroy escribe de forma tan magistral.

Guardo para mí el recuerdo de la lectura de cada página, de cada escenario en que fueron disfrutadas, de cada momento que me regalaron y que ha quedado grabado en mí para siempre. Un libro muy recomendable. Estoy segura que volveré a leerlo para volver a saborearlo.

LLUVIA EN VERANO

La lejanía física, en ocasiones, logra vencer la resistencia de la propia voluntad empeñada en visitar, cada día, los pedazos de uno mismo que se encuentran esparcidos en otros territorios, otros espacios.

En esos momentos a uno parece acercársele, con demasiada velocidad, el tren de las borrascas  interiores, barriendo la relativa serenidad que tanto cuesta reinstalar en esta nueva versión de nosotros mismos.

En el kit de supervivencia para estos casos cuento con el móvil, fundamental instrumento para los primeros auxilios en éstas ocasiones que pueden hacernos naufragar en un repentino torrente de pánico.

Y escucho esa voz que alcanza la corriente de mi pulso. Imagino la sonrisa franca y espontánea, la mirada limpia y sincera, los gestos la hablar. Se despliega ese radar materno en busca de mensajes subliminales que me alerten si algo no va bien.

Todo está bien. Y ese «todo está bien» es algo que me repito a modo de mantra. Hay salud, hay relativa calma, hacemos los equilibrios justos para mantenernos en esa linea entre la incertidumbre y la sostenibilidad, hay amor. Pero hay días, intrigantes y provocadores que desatan una lluvia que humedece el alma y embarra la mente.