Categoría: Poesía

SER HORIZONTE

Ser horizonte encendido, ser manantial, agua sedienta, pájaro, nube… en el otoño gris, en el frío invierno, es ser esperanza, alegría que renace, es ser el aire que nos deja respirar en el camino.

A veces, la niebla no nos permite ver y andamos inseguros, con el temor de errar en nuestros pasos, buscando la luz, un horizonte certero que nos guíe. Reconocerlo, tal vez requiere: abrir la ventana, salir a su encuentro, dejarse sorprender por el paisaje y las luces del nuevo día, y andar sin miedo, respirando hondo.

—Más allá de la piel—
Rosa María Marcilla Piquer

ATARDECERES

Hay tardes extrañas
que acercan
—en sus mareas—
recuerdos lejanos
perdidos en los océanos del tiempo.

Revolviendo en su oleaje
nostalgias, cronología de la existencia,
que empujan las ventanas
cegadas en la memoria.

Y se alzan,
como imprevisible tormenta,
reanimando
emociones arrinconadas,
risas derramadas,
voces, cuyos ecos,
forman una melodía propia.

Idoia Mielgo Merino_firma

A TIENTAS

Música jazz con saxo_Sonidos Transcendentales

Cada libro que escribo
me envejece,
me vuelve un descreído.
Escribo en contra
de mis pensamientos
y en contra del ruido
de mis hábitos.
Con cada libro
pago un viaje
que no hice.
En cada página que acabo
cumplo con un acuerdo,
me digo adiós
desde lo más recóndito,
pero sin alcanzar a ir muy lejos.
Escribo para no quedar
en medio de mi carne,
para que no me tiente el centro,
para rodear y resistir,
escribo para hacerme a un lado,
pero sin alcanzar a desprenderme.

De “De lunes todo el año” 1992
Fabio Morábito

AMOR BIFURCADO

Él
Ella le amó.
Entonces,
él no supo qué hacer con todo eso.

Ella
Un día la amó tanto,
que al siguiente
no les quedó nada.

Ellos
Desde entonces se buscan en el tiempo
perpetuos, heridos, errabundos,
en el voraz abismo de las vidas
y otros brazos son los que soportan
cada noche sus ausencias.

María J. Mena 
—Poemas Ciegos—