Expresando emociones

La poesía, como decimos, se nutre de emociones. Los poemas se escriben mientras se vive y se desvive a través de ellos. Por ello, me parece interesante comenzar esta sección de actividades enredando con ellas, con nuestras emociones.

Mi propuesta: escribir un texto sobre algo que nos suscite una emoción fuerte, puede ser alegría, miedo, tristeza, enfado… Escribir sin pensar mucho, lo primero que nos venga a la cabeza. Se trata de experimentar si somos capaces de plasmar en el papel una emoción. Para ello, os voy a sugerir algunos pasos:

  • Dejar la mente en blanco.
  • Coger un bolígrafo y dejar que corra por el papel intentando que la razón intervenga lo menos posible (lo sé, no es fácil).
  • Escribir las primeras palabras que os vengan a la cabeza, sin volver atrás, sin tratar de que sean lógicas, dejando volar la imaginación y el subconsciente.

Y no, no ha de ser en forma de verso, vamos a iniciar el ejercicio tratando de empapar el papel con una emoción, así que en esta ocasión nos lanzaremos con prosa, que se convertirá en prosa poética.

Es un sencillo ejercicio que os ayudará no sólo a materializar vuestras propias emociones sino también a entender la forma en que otros dibujan sus emociones a través de la poesía.

¡Adelante, animaos! Espero vuestras propuestas.

4 Comentarios

  1. Jose Luis
    2 de abril de 2022 at 23:26

    He aquí mi aportación:

    Las emociones se vuelven confusas en el laberinto de los días que amanecen enrarecidos por la lluvia de realidades que no comprendo. Las jornadas se me muestran como parajes áridos, en los que cuesta avanzar. Ansío ver el sol en el horizonte, o al menos el reflejo de la luna. Una luz. Eso me basta,

    Reply

    1. 3 de abril de 2022 at 00:02

      Buen ejercicio. En lugar de decantarte por una sola emoción, un sentimiento en concreto, aludes a todas ellas como un extenso campo en el que esas realidades, en forma de lluvia (hermosa imagen) las empapa y empaña, en cierto modo. En esa tormenta, en la que avanzar resulta difícil, está la esperanza de su temporalidad —personificado en ese fenómeno atmosférico— que tarde o temprano amainará para dar paso a la luz, a la calma. Aunque no es un poema versado, es un texto repleto de poesía en el que destaca el uso de la metáfora como figura retórica. Gracias por sumarte a esta iniciativa y felicitaciones.


  2. Francisco
    5 de abril de 2022 at 01:10

    Creer, crear, imaginar,  vislumbrar sueños y perseguirlos, a veces sientes que has llegado pero no, son  como el punto de fuga que nunca se alcanza, la cuestión es seguir  buscando. Muy feliz del campeonato de España de lanzamientos largos de invierno en Castellón, vivido  con mi jabalinero @David Agudo, del @Hiberrioja donde nos llevamos haber mejorado más de 2 metros, estar muy cerquita de las medallas sabiendo que queda mucho camino por andar, pero sobre todo que hoy hemos aprendido a competir.❤❤❤

    Reply

    1. 7 de abril de 2022 at 21:50

      En este ejercicio de plasmar emociones, creo que la primera parte que planteas está acertada. Añades al ejercicio lo que ha motivado esas primeras frases en las que compartes la emoción de felicidad, junto con otras emociones, aquello que empuja el propio tesón, el optimismo y el trabajo por alcanzar objetivos y metas. Destacaría esta primera parte «Creer, crear, imaginar, vislumbrar sueños y perseguirlos, a veces sientes que has llegado pero no, son como el punto de fuga que nunca se alcanza, la cuestión es seguir buscando». En sí está llena de imágenes que son capaces de despertar otras emociones en quienes las leen. Gracias por participar y compartir, Francisco.


Leave a Reply