PLAYA

Se agolpan las lágrimas
en mi orilla,
su sal araña mis ventanas
y extenúa mi mirada
en un ocaso inevitable,
a la deriva,
saqueada, vaciada,
invoco la fuerza de esta marea
que me azota
para que me evacúe
allá donde el dolor no alcanza,
—en aquella nada conocida,
Íntima—
de nuevo en la grieta
donde mis heridas
conocían cada esquina,
cada filo,
cada oquedad.

Idoia Mielgo Merino_firma

 

Leave a Reply